Blog

Es una realidad que solo uno de cada cuatro negocios sobrevive. Esto es un dato alarmante, pero cierto. La mayoría de las veces no es un problema de demanda, o de capital/inversión, ni siquiera de capacidades gerenciales. La mayoría de las veces tiene que ver con la forma de vender. De eso se trata todo.

Sin embargo, existen cinco errores que llevarán a la quiebra con seguridad a cualquier negocio si no haces algo para evitarlos:

1. No estar en contacto con tus clientes

El cliente es quien ingresa dinero a las arcas de tu empresa. De lo que tu cliente consume pagas inventarios, sueldos, servicios y además obtienes beneficio… Entonces (la pregunta obligada), ¿Por qué no cuidarlos bien?

Cuidar a tus clientes no quiere decir ‘mimarlos’ ya que esto puede resultar contraproducente. Cuidar a tus clientes significa estar en comunicación con ellos, preveer sus necesidades, cumplir con sus expectativas y, sobre todo, mantenerlo fiel a tu negocio.

Para esto existen muchas técnicas, procedimientos, entrenamientos y herramientas que harán que la atención a cliente de tu negocio esté en constante mejora.

2. No tener aliados

Vivimos en una sociedad y, por tanto, debemos aprender a trabajar en equipo. Muchas veces nuestros aliados no son solo clientes o proveedores, sino también competidores y negocios extranjeros.

Alex Osterwalder diseñó el Business Model Canvas, en el cual considera un apartado llamado Key Partners (aliados estratégicos). Las buenas conexiones y alianzas de calidad son tan valiosas como tus clientes.

3. No tener un buen control sobre tus finanzas

El desconocer precios, costes, tipos de clientes, o cualquier información sobre tu negocio es el equivalente a firmar su sentencia de muerte. El control financiero es esencial para poder saber qué dinero es tuyo y qué dinero no. Así de simple.

Existen ERPs que te ayudarán con este proceso.

4. Gastar más de lo que se gana

Funciona igual que con tus gastos personales. Si gastas más de lo que generas, eventualmente te ‘ahogarás’ y las deudas te comerán. Es un efecto ‘bola de nieve’ y que es más común de lo que crees.

La estrategia para evitar gastar más de lo que percibes consiste en priorizar y jerarquizar tus gastos y de destinar un % de tus ingresos a inversiones estratégicas y/o diversificación.

5. No innovar

Quien no innova, fracasa. Un insight muy ‘darwinista’ pero esencialmente correcto. No intertir en innovación es igual a dejar que tus competidores sean mejor que tú. ¿Recuerdas que pasó con la mayoría de las empresas que comercializaban música en CD?

La adaptación a los cambios requiere de inversión y esta, si está programada dentro de tus presupuestos, hará que tu negocio sea más sano.

Recuerda que un negocio debe de tratarse como un ente vivo y dársele la atención y cuidado necesarios para que se desarrolle de forma sana.

Si quieres saber más sobre este tipo de temas, no dudes en contactar con nosotros y compartir esta información.