Uncategorized

Cómo manejar el estrés laboral

Aunque no lo creas, uno de los principales causantes de problemas de salud es el estrés. Para bien o para mal, vivimos en un mundo muy dinámico -cada vez más- y nuestro día a día nos hace muy susceptibles a padecer niveles altos de estrés teniendo, en los casos más graves, consecuencias muy serias como la muerte (así es, no es exageración, el estrés puede matarte :S).

Todos pacedemos de estrés, solo que existen distintos grados, pudiendo tener consecuencias fatales.

Según Forbes, los mexicanos somos los que padecemos mayor estrés laboral. Es decir, nos estresamos más por nuestros trabajos. Explica la OMS que: «Una mala organización del trabajo, es decir, el modo en que se definen los puestos y los sistemas de trabajo, y la manera en que se gestionan, pueden provocar estrés laboral».

Entonces, si el estrés es tan malo y nocivo para la salud, debes de ser conciente de ello y comenzar a hacer un proceso de autoanálisis que te lleve a cambiar los hábitos nocivos que elevan tu nivel de estrés.

Algunas recomendaciones para reducir o superar el estrés laboral son:

  • Tomar un descanso. Si te estás sintiendo estresado o enojado en el trabajo, tómate un descanso. Incluso un descanso breve puede ayudar a refrescar tu mente. Da una caminata breve o come un snack saludable. Si no puedes abandonar tu zona de trabajo, cierra los ojos por unos momentos y respira profundamente.
  • Crea una descripción de tu puesto. Crear una descripción de tu puesto o revisar una descripción desactualizada puede ayudarte a obtener una mejor comprensión de lo que se espera de ti y darte una mayor sensación de control.
  • Establece metas razonables. NO aceptes más trabajo del que puedes hacer razonablemente. Trabaja con tu jefe y compañeros de trabajo para establecer expectativas que sean realistas. Mantenerte al tanto de lo que puedes conseguir todos los días puede ser útil. Comparte esta información son tu gerente para ayudarte a establecer las expectativas.
  • Administra tu uso de tecnología. Los teléfonos celulares y el correo electrónico pueden hacer que sea difícil desconectarte del trabajo. Pónte ciertos límites, como apagar tus dispositivos durante la cena o después de cierta hora de la noche.
  • Ponte un límite. Si tus condiciones laborales son peligrosas o incómodas, trabaja con su jefe, la gerencia u organizaciones de trabajadores para resolver el problema. Si esto no funciona, puedes reportar las condiciones laborales inseguras a la instancia adecuada.
  • Organízate. Comienza todos los días haciendo una lista de pendientes. Califica estas tareas en orden de importancia y resuélvelas de arriba hacia abajo.
  • Haz cosas que disfrutes. Reserva un espacio en tu semana para hacer cosas que disfrutes, ya sea hacer ejercicio, practicar un pasatiempo o ver una película.
  • Aprovecha tu tiempo libre. Sal de vacaciones o tómate tiempo regularmente. Incluso alejarte durante un fin de semana largo puede ayudar a darte un poco de perspectiva.
  • Habla con un asesor. Existen personas profesionales que se dedican a dar terapias antiestrés. Es importante conocer sobre estos temas y dejarlo en manos de personas expertas.
  • Aprende otras maneras de manejar el estrés. Existen muchas otras formas de manejar el estrés como el ejercicio regular y programas de relajación que puedes practicar en casa.

Dale la importancia que merece tu salud. No dejes de hacer autoanálisis de tu semana para estar siempre conciente de las situaciones que más te han preocupado y de hacer planes personales que te ayuden a mejorar como persona y, sobre todo, a relajarte.